Días no productivos – el enfoque de mejora en Latinoamérica

Autor: Jackson Zenatti, Roberta Leite y Mathieu Le Henaff

Ya estamos acostumbrados a escuchar que los Días No Productivos (DNPs) son importantes y que debemos enfocarnos en ellos, ¿pero por qué?

La respuesta es simple : porque es el indicador que más nos hace perder dinero y es el cuello de botella de productividad en Latino América. El promedio de DNPs de las granjas en Latino América es alrededor de 15 días por ciclo de cada hembra. Para entender mejor el impacto, este número nos da un Parto Hembra Año (PHA) de 2.4. Para llegar a ese número, sumamos el promedio de los días de gestación (PG -115 días) + el promedio de los días de lactación (PL-22 días) + el promedio de los días no productivos por hembra por ciclo (15 días) = 152 días.

Para el cálculo del PHA, dividimos 365,25 (un año) / 152 que es igual a 2,40.

El punto importante que debemos dejar laro es que el único indicador que podemos mejorar es el DNP ya que el período de gestación es fisiológico de la hembra y la lactación es el tiempo que elegimos en nuestra granja.

¿Cuánto dejamos de facturar con 1 DNP?

Supongamos que nuestra granja está en el promedio de productividad y entrega 27 cerdos por hembra/año, dividimos los 27 lechones entre los 365 días del año que equivale a 0,074 lechones producidos por hembra al día.

Por lo tanto: 0,074 día x 160 dólares (lo que vale más o menos un cerdo gordo) serian 11,84 dólares.

Eso significa que, en un solo día, dejamos de facturar 11,84 dólares por hembra no productiva en esa granja. Cabe mencionar que a ese costo le debemos agregar el costo de alimentación y de vacunación para los lechones en sitio 2 y 3. Sin embargo, es importante recordar que todos los otros gastos son los mismos: mano de obra, alimentación y vacunación de las hembras, instalaciones, etc. Si la hembra está improductiva dentro de la granja, nuestro costo no va a ser menor, ella solamente no estará produciendo (nuestro costo seguirá siendo idéntico).

Para calcular los DNPs, se considera la hembra activa y sus respectivos indicadores: días de intervalo destete cubrición (IDC), repetición de celo, aborto, falsa preñez, muerte de hembras gestantes y vacías, descarte de hembras gestantes y vacías y hembras paradas. Por cierto, los días no productivos están calculados a partir de la primera cubrición de las hembras, por lo tanto, el tiempo que la hembra entra en la granja hasta su primera cubrición no están contabilizados, pues la hembra no es considerada productiva. Lo mismo sucede con las hembras descartadas, a partir del momento que se ingresa la hembra en el sistema como descartada, la hembra ya no es considerada como productiva, por lo tanto, tampoco entra en esta categoría. Esas hembras impactan el costo de producción, pero no impactan los días no productivos de la granja.

En términos generales, consideramos “buena” una granja que tiene hasta 10 días no productivos en promedio, donde los desperdicios de productividad están controlados y llevan a la granja tener más partos por hembra al año. Podemos poner como ejemplo esta misma granja, con 300 hembras y 27 cerdos producidos por hembra al año y que cuenta con 15 días no productivos.

Si esta granja mejorara su productividad en los DNPs para 10 días, el impacto estaría considerable :

En resumen, debemos poner atención en el índice de DNP, pues impacta directamente la productividad y la rentabilidad de la granja. Tenemos que aprender a entender lo que indican los números (basados en informaciones de calidad) y enfocarnos en los puntos de mayores pérdidas.

La solución de gestión Maximus nos puede ayudar a recolectar estas informaciones a través de su software de producción : nos permite identificar en tiempo real a las hembras productivas/no productivas gracias a su aplicación móvil donde podemos rastrear a los animales instantáneamente y a través del informe de análisis de Días No Productivos saber donde están los principales desperdicios en DNP.