Los aspectos claves de iluminación en granjas avícolas

Autor: Mathieu Le Henaff

Con la problemática actual del Covid-19 y el incremento de los costos de producción, es necesario enfocarnos en mejorar la productividad de nuestras granjas. Como parte de ello, la iluminación es un tema muy relevante que a veces aún padece de interés de parte de los productores. El uso del foco incandescente hasta hace unos años era la solución normal para muchos ya que faltaban proveedores de otras tecnologías en la industria pecuaria. Fueron prohibidos hace poco y reemplazados por los focos fluorescentes (quienes tienen la ventaja de ser más resistentes y de no calentar tanto a las aves).

Sin embargo, observamos ahora que la tecnología LED está revolucionado el sector y no solamente porque nos permite ahorrar dinero rápidamente (hasta 60% de energía, mayor durabilidad de los focos LED), sino que cada vez se realizan estudios científicos que demuestran más bondades de esta tecnología.

En efecto, a la hora de comparar el precio de focos fluorescentes con focos o tubos LED, es muy importante saber que al final, el LED puede también influir significativamente en el comportamiento, el bienestar y el rendimiento de las aves.

“¿Cómo unos bombillos pueden mejorar todos estos parámetros?”- solemos preguntarnos cuando los científicos y los fabricantes de LED nos hablan del tema.

Hay unos aspectos claves de iluminación que debemos tomar en cuenta para entenderlo:

→ El espectro de la luz que perciben los seres humanos es diferente al que perciben las aves, lo cual explica muchas cosas. Las aves son mucho más sensibles a la luz que nosotros y ven más tonalidades de color. Reaccionan por ejemplo bastante a los colores rojo, azul y verde presentes en los espectros de los LED: menos picoteo con la presencia del color rojo, un efecto calmante con el color azul e incremento del crecimiento con el color verde).

→ La distribución correcta de la luz permite un uso óptimo del sistema o galpón por parte de las aves. Los proveedores de LED son expertos en diseñar el lay out de su galpón para obtener una distribución perfecta (sin puntos de luz brillante o con mucha sombra) para lograr una buena uniformidad del lote y evitar agrupamientos y camas húmedas.

→ La cantidad de luxes (lumen/m2) es otro factor relevante cuando van a comprar sus equipos: podrá variar según la genética y según el tipo de animales que tendrá dentro del galpón (entre 30 y 40 luxes para pollos de engorde, o hasta 60 luxes para ponedoras en galpones abiertos, por ejemplo).

→ La regulación de la intensidad es otro aspecto que considerar: es importante que un bombillo sea capaz de regularse suave y uniformemente desde el 100% hasta el 0% de intensidad para simular las condiciones del amanecer y del atardecer. Dimear la intensidad de los LED evita que provoquen un estado de shock en las aves, con un aumento de estrés como resultado.

→ El parpadeo presente en la iluminación es un factor de estrés importante. La tecnología LED presenta un menor parpadeo que los focos fluorescentes, pero puede ser aún perceptible al ojo aviar, por lo que debemos buscar soluciones que sean totalmente libres de parpadeo para procurar el bienestar del animal.

→ El color de temperatura (CCT) del LED influirá, según el tipo de aves, directamente en su comportamiento: se recomienda normalmente usar focos de “luz blanca cálida” (2900K) para reproductoras, por ejemplo, y de “luz blanca fría” (4000K) para pollos de engorde <2kg.

En resumen, el uso de la tecnología LED les permitirá ahorrar dinero y también respetar el bienestar animal, clave para mejorar la productividad en sus granjas.

Ahora, con focos instalados en su granja, ¿Qué les garantiza que cada día la intensidad de la luz esté correcta o qué los bombillos estén todos encendidos o apagados conforme a lo programado? Lamentablemente, nadie, ya que los encargados de granja no tienen tiempo o no cuentan con las herramientas necesarias para medir estos datos.

Claramente podrán suceder imprevistos en la granja que podrían afectar sus resultados ya que tengan bombillos fluorescentes o LED, sin embargo, el uso del Internet les podrá ayudar para monitorearlos en tiempo real.

Existen ya controladores para granja, tales que el Maximus, que pueden conectarse a cualquier sistema de iluminación directamente para revisar por ejemplo el estado de los focos o la cantidad de luxes de tal manera a que siempre Ustedes estén tranquilos.

¡Recuerden que la clave del éxito está en la medición de los detalles y la tecnología ya existe para lograrlo!