BIOSEGURIDAD en granjas porcinas

Autor: Javier Lorente

Después de haber hablado sobre bienestar animal y sobretodo habernos centrado en el manejo de gestaciones grupales con sistemas ESF, comenzamos aquí una serie de artículos donde iremos revisando puntos clave de la producción porcina y de manejo en granjas.
Para comenzar, no podemos hacerlo de ninguna otra manera que no sea hablando de bioseguridad. Seguro que, al leer este artículo muchos de vosotros ya saben de que estamos hablando o han escuchado alguna vez hablar del tema, pero es una necesidad seguir trabajando este aspecto en nuestras granjas.

“LA BIOSEGURIDAD hace referencia a la aplicación de controles y medidas sanitarias y de manejo necesarias para prevenir la entrada de enfermedades en la granja y/o controlar el movimiento de estas en el interior”

Al hablar de Bioseguridad, distinguimos entre:

  • Bioseguridad externa: Orientada a prevenir la entrada de enfermedades.
  • Bioseguridad interna: Orientada a controlar el movimiento de las enfermedades ya presentes.

Para poder establecer medidas adecuadas de bioseguridad en la granja, primero debemos saber las vías más importantes por las que una enfermedad puede entrar en esta:

Como puede entrar una enfermedad en la granja

  1. A través de otros cerdos o cerdas. Normalmente cerdas de renovación
  2. A través de los transportes
  3. A través de las personas que entran a la granja
  4. Mediante otros animales: fauna salvaje, ratas o ratones, insectos, perros o gatos, pájaros, etc.
  5. A través de comida y agua contaminada
  6. Por cualquier otro material o insumo que pueda entrar a la granja

Debemos controlar todos los accesos a la granja. Fuente: BDporc.IRTA

Entendidos estos riesgos principales, algunas acciones importantes que podríamos llevar a cabo son:

  • Reducir el número de entradas de cerdas de renovación al mínimo posible:

    • Si tienen que entrar, es obligatorio hacer cuarentena en un lugar aislado y hacer chequeo sanitario antes de mezclarlas con el resto de los animales de la granja.
  • Optimizar y reducir al máximo el número de transportes que llegan a la granja:

    • Tratar de tener lotes grandes de animales de una misma edad (por ejemplo, mediante manejo en bandas)
    • Optimizar las entradas de camiones de alimento mediante la gestión remota y en tiempo real de las disponibilidades de pienso.
    • Establecer una clara separación de la zona sucia y la zona limpia mediante doble vallado, delimitación de áreas y control de posibles infracciones mediante controladores de movimiento.
    • Los camiones que lleguen a la granja deben tener unos protocolos de limpieza y desinfección bien establecidos y controlados y auditados.
Doble vallado para incrementar la bioseguridad. Fuente: BDporc.IRTA
  • Controlar y reducir al mínimo posible el acceso de personas a la granja:

    • Establecer protocolos de acceso controlado a la granja.
    • Conocer el origen desde donde vienen las personas. Hoy en día tenemos mecanismos de control de accesos electrónicos que impiden la entrada de personas que no estén autorizadas.
    • Para los trabajadores o para otras visitas, debemos establecer una clara diferenciación de la zona sucia y la zona limpia.
    • Lo más recomendable es tener duchas obligatorias para todo aquel que quiera acceder a la granja. Tenemos además que garantizar que las duchas se realizan correctamente.
    • Los trabajadores no pueden entrar carne o productos derivados del cerdo en la granja.

“NADIE PUEDE ACCEDER A LA GRANJA SIN PERMISO”

Duchas de acceso a la granja. Fuente: BDporc.IRTA
  • Controlar y reducir al mínimo posible el acceso de personas a la granja:

    • Mantener los alrededores de la granja limpios
    • Mantener todos los vallados en condiciones y las telas pajareras
    • Tener protocolos de control de plagas
Suciedad alrededor de las naves Fuente: Javier Lorente
Vallado en buen estado Fuente: BDporc.IRTA
  • Desinfectar y controlar siempre que sea posible los insumos que llegan a la granja

    • Cada vez es más importante el disponer de una sala previa para la desinfección y la cuarentena de los materiales que llegan a la granja.
    • En el caso del semen, debemos trabajar con un proveedor de confianza que garantice la sanidad del mismo.

Además de impedir la entrada de nuevas enfermedades a la granja, es importante que, si la granja ya convive con alguna de ellas, la mantengamos controlada. Para ello utilizamos la bioseguridad interna.

Como puede una enfermedad moverse por la granja

  1. Por el movimiento de los propios animales de la granja
  2. Por el movimiento de los trabajadores dentro de la granja
  3. Por otros animales: ratas o ratones, insectos, animales de compañía, etc.
  4. Por el movimiento de los propios animales de la granja

De nuevo entendidos estos riesgos principales, podemos lleva a cabo algunas acciones para minimizarlos:

  • Controlar siempre el movimiento de animales:

    • Realizar un estricto TODO DENTRO/TODO FUERA, de forma que no haya mezcla de edades entre lotes.
    • Realizar un estricto TODO DENTRO/TODO FUERA, de forma que no haya mezcla de edades entre lotes.
    • MINIMIZAR LAS ADOPCIONES Y LAS CERDAS NODRIZAS al mínimo necesario. Si es imprescindible, debemos hacerlas, pero si podemos trabajar sin ellas siempre será mejor para los lechones y su futuro desarrollo.
  • Limitar y controlar el movimiento de personas en el interior de la granja:
      Establecer bien el flujo de circulación en el interior de la granja para asegurar siempre un movimiento desde zonas más limpias a zonas más sucias y nunca a la inversa, es clave para controlar las enfermedades dentro de la granja. Algunas formas de controlarlo son:
      • Usar ROPA DE COLORES DISTINTOS para cada área de la granja
      • Establecer BARRERAS FÍSICAS DE ACCESO a las distintas áreas de la granja
      • Hoy en día disponemos de SISTEMAS ELECTRÓNICOS GESTIONADOS EN TIEMPO REAL QUE NOS PERMITEN COMPROBAR EL FLUJO DE MOVIMIENTOS DE NUESTROS TRABAJADORES dentro de la granja y además algunos de ellos nos permiten limitarlos impidiendo por ejemplo abrir algunas puertas. Este control nos permite además evaluar y certificar que los movimientos están siendo correctos o no.
      • Es clave además respetar los PROTOCOLOS DE AISLAMIENTO DE LOS TRABAJADORES DE LA GRANJA o lo que es lo mismo, el tiempo que cada trabajador debe estar sin contacto con animales antes de volver.

Barrera física para forzar el cambio de botas al entrar a las naves. Fuente: Javier Lorente

  • Tener un sistema de control de plagas bien desarrollado y auditado o gestionado externamente:

    • El mismo plan que teníamos cuando hablábamos de bioseguridad externa puede ser apto.
    • La limpieza externa e interna será fundamental en este punto:

“LA LIMPIEZA Y DESINFECCIÓN SON CLAVE”

Pasillo totalmente limpio y bien mantenido. Fuente: Kerbest

  • Tener un sistema de gestión del material biológico en la granja:
      Muertes
    • Tener una fosa, incinerador o proceso de recogida de cadáveres lo más apartado posible de las naves principales de la granja:
      Agujas y jeringuillas
    • Utilizar siempre que sea posible agujas y jeringuillas nuevas o al menos limpias y desinfectadas.
    • Las agujas en mal estado o ampliamente reutilizadas, pueden ayudar a la transmisión de enfermedades dentro de la granja.
      Medicamentos
    • Al igual que en el punto anterior, los medicamentos deben de ser siempre mantenidos en un estado ideal de conservación y deben ser desinfectados siempre antes de entrar en producción
Colocación de fosa de cadáveres. Fuente: Granja Valseca (ARS Alendi)
Almacén de medicamentos y de materiales antes de entrar en la granja Fuente: Javier Lorente
Chatea con nosotros