Manejo en GESTACIÓN. Primera parte

Autor: Javier Lorente

En el anterior artículo, hablamos de Bioseguridad y repasamos los principales factores a tener en cuenta para evitar la entrada de enfermedades en la granja y para controlar el movimiento de estas en el interior si es que la enfermedad ya la tenemos
Ahora, nos toca entrar en temas de manejo y durante los siguientes 4 artículos iremos abordando de una forma muy práctica, puntos clave que nos van a permitir mejorar este manejo y por lo tanto ser más eficientes y productivos.
Vamos a comenzar por la fase de GESTACIÓN, de la cual hablaremos en los próximos dos artículos y para ello siempre debemos definir primero cual es el objetivo que buscamos en dicha fase desde el punto de vista de la eficiencia:

“Nuestro objetivo durante la fase de gestación tiene que ser optimizar la tasa de partos, minimizando los días no productivos (DNPs), de forma que alcancemos siempre nuestro objetivo de partos marcado”

Para alcanzar estos objetivos desde un punto de vista del manejo, me gusta siempre dividir la fase de gestación en tres partes, de forma que en cada una de ellas podamos centrarnos en lo más importante:

• Antes de la cubrición
• La cubrición
• Después de la cubrición

Desde esta perspectiva, vamos a tratar de definir y repasar dentro de cada una de estas fases, aquellos manejos que debemos optimizar.
Empezaremos en este artículo por la fase antes de la cubrición y para ello abordaremos los puntos clave que debemos optimizar en esta fase:

ANTES DE LA CUBRICIÓN

;

1. Estimulación y detección del celo

;

2. Adaptación a jaula

;

3. Alimentación

1. Estimulación y detección de celo:

Lo primero que tenemos que entender bien en este punto es que vamos a tener en la granja dos grupos de animales distintos:

• Las cerdas nulíparas de van a entrar por primera vez en producción.
• Las cerdas destetadas que tienen que volver a salir en celo para inseminar.

En cada caso, la forma de trabajar será algo diferente así que vamos a analizar ambos casos:

Cerdas nulíparas:

Nuestro objetivo con estos animales debe ser estimularlos de una forma intensa para conseguir que entren en estro de una forma adecuada que nos permita entrar en producción a esa cerda nulípara tras al menos 2 celos controlados. Para ello, podemos seguir una serie de recomendaciones:

• Debemos comenzar a trabajar en la estimulación de las cerdas jóvenes entre 150 y 170 días de edad.
• Desde el comienzo de este trabajo, debemos llevar un registro por lotes o grupos, donde poder identificar perfectamente todas las nulíparas que tenemos en cada uno y su día exacto de salida en celo:

Hoja de control de celos diario. Fuente: Javier Lorente
  • Estos machos deben ser maduros sexualmente, pero no de gran tamaño ya que sino pueden tanto asustar como dañar a nuestras cerdas jóvenes y por lo tanto frenar su salida en celo.
  • Podemos tener distintas estrategias de trabajo, pero una recomendable podría ser:
    • Desde los 150 a los 170 días –> Llevar los machos a los corrales de las cerdas para mantener un contacto directo que en esta fase no tiene porque ser muy largo: Un máximo de 5 minutos por corral.
    • A partir de los 170 días –> Trabajar con un sistema BEAR (boar estimulation area) donde las cerdas se llevan a un área en la que disponemos de varios machos en jaulas y donde combinamos estas jaulas con unos parques donde sacamos el macho durante un tiempo con las cerdas que hemos traído. Lo ideal es utilizar de 5 a 10 minutos en cada paso, de 10 a 20 minutos en total.
Diseño del área de estimulación (BEAR). Fuente: Adaptado de Dr. George Foxcroft

Si seguimos un protocolo estricto de estimulación de las cerdas nulíparas, deberíamos buscar los siguientes objetivos:

80% de las cerdas deberían salir en celo en 4 semanas

95% de las cerdas deberían salir en celo en 6 semanas

Las cerdas nulíparas que tras este procedimiento no hayan salido en celo en 6 semanas, probablemente deberían ser eliminadas.

Estimulación de cerdas jóvenes. Fuente: Javier Lorente

El objetivo en este caso es conseguir que las cerdas recién destetadas vuelvan a salir en celo lo antes posible tras el destete de forma que puedan volver a entrar en producción. Para ello, es importante seguir una serie de recomendaciones de manejo:

  • Empezar la estimulación de la cerda con los machos desde el primer día tras el destete.
  • Utilizar cuantos más machos mejor y si es posible al menos uno diferente cada día para que la estimulación sea máxima.
  • Intentar utilizar varios machos hermanados (ver foto).
  • Utilizar machos adultos, mínimo 10 meses de edad.
  • Estimular con los machos por delante y como mucho cada 5 CERDAS. Utilizar puertas para que el macho no corra por todo el pasillo (ver foto)
  • Dejar 1 o 2 minutos a la cerda con el macho delante y luego presionar el lomo tranquilamente.
  • Frotar los laterales de la cerda.

Y también es importante tener unas condiciones ambientales e instalaciones adecuadas. Para ello hoy en día disponemos de sistemas que nos permiten controlar y ajustar en tiempo real estas condiciones. Lo ideal debe ser:

 

  • Tener una intensidad de luz adecuadas:
    ◦ 250 lux durante al menos 16 horas.
  • Tener una temperatura adecuada para las cerdas:
    ◦ Ideal entre 18 y 24 ºC
  • Evitar suelos resbaladizos.
  • Ventilar adecuadamente para evitar ambientes cargados: La medición de gases es cada vez más común en las granjas.
Puertas que nos ayudan a recelar adecuadamente. Fuente: Javier Lorente
Aquí tenemos un vídeo donde seguir un proceso de estimulación y detección de celo:
Puertas que nos ayudan a recelar adecuadamente. Fuente: Javier Lorente

2. Adaptación a jaula

Este punto solo hay que tenerlo en cuenta en el caso de las cerdas nulíparas que nunca han estado en una jaula antes y eso les va a generar un gran estrés. Por este motivo, es importante que las cerdas tengan como mínimo 14 días de adaptación a la jaula antes de la cubrición para reducir los fallos reproductivos.

3. Alimentación

Es clave que tanto las cerdas nulíparas como las cerdas recién destetadas, coman una gran cantidad de pienso antes de la cubrición.
En el caso de las cerdas nulíparas, tenemos que ser capaces de proporcionarles lo que llamamos un “Flushing”, que supone aumentar el consumo de pienso que tienen en un 20’% al menos 10 días antes de la cubrición.
En el caso de las cerdas recién destetadas, debemos intentar maximizar su consumo tras el destete ya que los animales vienen de consumir una gran cantidad de pienso en maternidad, en algunas ocasiones más de 10kgs diarios, a pasar a consumir mucho menos. Este descenso grande de consumo puede provocarles un gran estrés por lo que debemos intentar evitarlo.
En muchos casos, la limitación del consumo de pienso puede venir del sistema de alimentación o bien del manejo, por lo que debemos revisar estos puntos de forma que:

  • Podamos dar de comer en este momento varias veces al día como hacíamos en maternidad, bien utilizando sistemas de alimentación electrónica o bien disponiendo de suficiente personal para dar varias tomas de comida manualmente.
  • Podamos dar un pienso específico en esta fase con una alta concentración energética que pueda compensar el descenso del consumo

Los sistemas electrónicos, ESF, nos permiten hoy en día controlar y ajustar de forma individual el consumo de nuestras cerdas.

Además de intentar proporcionar una alta cantidad de pienso, también hoy en día existen estrategias nutricionales para incrementar los niveles de glucosa en sangre de las cerdas y por lo tanto mejorar su rendimiento reproductivo.

“LA ALIMENTACIÓN TRAS EL DESTETE ES DETERMINANTE PARA EL RENDIMIENTO REPRODUCTIVO DE LA CERDA”

Si podemos implementar todos estos procedimientos en nuestra granja podremos asegurar un alto éxito reproductivo y sobre todo un alto porcentaje de cerdas salidas en celo en un intervalo corto de tiempo y por lo tanto con un número de Días No ProdctivoS bajo.

En el próximo capítulo, hablaremos del momento de la cubrición y del manejo posterior a la cubrición.

REFERENCIAS:

Beltranena, E., J. L. Patterson, and G. R. Foxcroft. 2005. Designing effective boar stimulation systems as a critical feature of the gilt development unit. Proceedings of Allen D. Leman Pre-Conference Reproduction Workshop, Effective Management of Replacement Gilts. University of Minnesota, College of Veterinary Medicine, Saint Paul, Minnesota. Pages 42-46.

Chatea con nosotros